Archivo del sitio

Viajes: Capri

capri

El otro día me junté con uno de mis mejores amigos, y me contó que se iba a casar con su polola, que también es muy amiga mía. Fue “un momento histórico” y lo celebramos como tal (se nos pasó un poco la mano con la cuenta del sushi!). Luego más tarde, me junté con otra de mis BFF del colegio, que justo hace 2 días también me contó que va a dar the big step, y hablamos de vestidos y del amor y así se me fue el día en puro romance ajeno, lo que me hizo echar extra de menos a mi pierno, y además me dejó con ganas de escribir de un lugar al que fuimos juntos el año pasado, tan bonito, que de no da más del romance: Capri.

Capri, es una islita en la costa de Napoli, yo la verdad tenía un poco una obsesión con este lugar desde chica, cuando mi tía estuvo ahí, y después me mostró las fotos: lo encontré tan, pero tan bacán que mi mente preadolecente creó un momento epifánico en el que miré al cielo y me dije: yo TENGO que estar ahí…

Volviendo a la actualidad, para llegar a Capri lo más común es tomar un ferry en el puerto de Napoli, o en Sorrento, una ciudad muy bonita entre Napoli y Salerno. Nosotros partimos desde Sorrento, y volvimos a Napoli en estos barcos que salen muy seguido durante el día, pueden revisar los horarios aquí. Recomendación: desayuno ultra ligero, a nosotros nos tocó un viaje muy movido, no se podía caminar en el barco, la gente se caía, se revolvían los estómagos y, a pesar de la elegancia del destino… el baño, como diría mi tía: cero glamour.

Capri, como deben saber, es un lugar muy jet-set, y por lo tanto, bastante caro, por eso conviene mucho partir muy temprano, para aprovechar el día y volver en el último ferry, más que seguro van a alcanzar a ver todo, quizás un poco apurados, pero la isla no es nada de grande y en un día demás se puede ver todo, aunque seguramente el tiempo no les va a dar para hacer excursiones más largas. Bueno, también se pueden quedar allá, en un hotel con vista al mediterráneo, pero eso depende de su presupuesto!

Nosotros fuimos en una buena época, tipo octubre, el día estaba muy bonito y habían muy pocos turistas, solo algunos japoneses, pero..dónde no hay japoneses?? (creo que en verano es infernal la cantidad de gente). De todas maneras, yo creo que siempre vale la pena ir, si se tiene la oportunidad, porque los paisajes son demasiado bonitos, hay mucha naturaleza, parques, la ciudad también es muy especial, y tiene una cosa histórica, pero un poco más contemporánea y pop que el resto de Italia, desde su arquitectura, a sus habitantes y visitantes ilustres, como Neruda, Jackie O. y (mi favorita) la Marchesa Luisa Casati.

Algunos consejos para lograr ver Capri en un día y no morir en el intento:capri en moto, con cocavi, jetsetando y en las callecitas

– Arrendar una moto: yo aquí nunca ando en moto, porque me muero de miedo, pero en Italia la cosa, por alguna razón mágica y en medio del caos…funciona. Quizás no es un requisito irrenunciable, pero es mucho más cómodo, te da la libertad de ir a donde quieras, parar en el camino, llegar rápido, etc. nosotros arrendamos muy cerca del puerto, y después de un poco de conversa, el precio por un día completo fue 40 euros, nada mal!

-Pregunten a los lugareños por las mareas, a nosotros, lo único fome que nos pasó, fue que la marea estaba alta, entonces no pudimos entrar en la grotta azzurra. Un detalle en un día bacán, que incluyó además del turisteo, ver la mitad del partido del Napoli con los locales en un bar, con las cervezas invitadas por el chiquillo que nos arrendó la moto!

-Llevar el nunca bien ponderado cocaví: esto depende del bolsillo, pero a nosotros nos funcionó muy bien antes de partir comprar unos paninos (o paninotes?) de mozzarella-procciutto crudo a 3 euros y unas papitas fritas que nos comimos muy cómodamente en un mirador mirando el mar… bellissimo! Además nos ahorramos la pérdida de tiempo de buscar un lugar para comer dónde un plato de pasta costara menos de 50 euros!

-Yo soy muy pro-improvisación, pero si andan con el tiempo justo, conviene tomar el mapa y hacerse un mini-itinerario, para no perderse de nada importante.

-Tómense un tiempo para conversar con los lugareños, que en mi experiencia, resultaron ser muy buena onda, algo raro en lugares tan turísticos. Nosotros estuvimos mucho rato con un viejito que hacia sandalias a mano (las sandalias de Capri son muy famosas y lindas), y nos contó su vida, que incluía venderle chalailas a Jackie O. (pueden ver fotos de las vacaciones de Jackie en Capri, en este post de Garance Doré) 

-Para info sobre los monumentos y otros lugares que visitar, pueden entrar a esta página.

-Por último cuando estén en la ciudad, traten de salir de las calles principales y caminen por las calles chiquititas, donde vive la gente, se van a encontrar con casas preciosas y detalles muy bonitos por todas partes.

Bueno, espero que les hayan dado ganas de conocer Capri, es bastante lejos de Chile, pero si van a Europa, una vez ahi, no es nada difícil ni caro llegar a Napoli (una de las ciudades más bacanas aroundtheword) y ya van a estar a sólo media hora de la isla de la fantasía!  

Les dejo un video que hicimos con mi pololo en nuestra visita a Capri, para que se contagien del romance mediterráneo..jaja


*todas las fotos por mi, Dani Novoa.

Anuncios

Viajes: La Isla Bonita y el Antipremio

Como nunca está de más un poco de ecología, voy a empezar este blog con un post reciclado! lo escribí hace varios años para un concurso de Cocha y…Gané!

Pero tuve la mala suerte de no poder usar mi premio, tres pasajes a Río de Janeiro (buuuu!), porque JUSTO los tenía que usar entre marzo y julio del 2008, época en que estaba viviendo en Holanda (yeiii!!!) En fin, hinché mucho y puse mi mejor cara de pena, pero Señor Cocha no cedió… desde entonces le he llamado: el antipremio**.

He aquí el post ganador, sobre mi paso por Ilhabela, Brasil

Ilhabela es una isla a unas 3 horas de Sao Paulo. Para llegar, tomas bus a un pueblo que se llama Sao Sebastián. El pasaje cuesta como 35 reales (unas nueve lucas, un poco caro para un viaje que es el equivalente a ir de Santiago a Pichilemu, pero vale la pena!).

Una vez ahí, tienes que tomar un transbordador, la balsa, una cosa gigante que va y viene del pueblo a la isla, durante todo el día, y gratis! Después de 15 minutos de navegar, viendo la isla que es solo cerros y cerros de naturaleza virgen, se empieza a divisar el pueblito en la costa, donde llega la balsa. Nada de resorts de lujo ni edificios vacacionales… ahí casi que no hay casas de 2 pisos.

Sin exagerar, en Ilhabela están las playas MÁS BONITAS que haya visto en mi vida, y no sólo bonitas, también con la temperatura perfecta. Y eso es harto decir porque en ese momento yo llevaba casi 2 meses “catando” las playas del país de la caipiriña, lo mejor de todo: poquita gente, la mayoría lugareños o de San Sebastián. (Excepto los fines de semana, en que las playas más “top” se llenan con los yates de los millionaires de Sao Paulo).

Algo sobre Ilhabela que se me había olvidado: es la isla con más cascadas de todo Brasil, creo que hay más de 300, y un par de parques donde encuentras varias juntas. Eso sería lo que encuentras si te adentras en los cerros: árboles de más de 5 metros de alto, y muchas, muchas “cachoeiras” con sus pozas de agua cristalina y heladita (que es como el paraíso, porque la temperatura no baja de 35 grados).

Los 2 mejores paseos yo diría que son, primero, la playa Jabaquaara. Es difícil de llegar si andan a pata (como yo), pero vale mucho la pena!! Es increíble; como está lejos no hay casi nadie, y lo más increíble, es que en medio de la arena hay una laguna natural de agua transparente y heladísima, entonces puedes estar ahí pasando el calor y luego correr al mar al agua tibia… biutiful!

El otro es el Parque estadual das Cachoeiras, un paseo de 2 kilómetros cerro arriba, con unas 8 cascadas y piscinas naturales, en medio de una vegetación que casi no está intervenida (las “trilhas” son caminos súper angostos por los que cabe una persona, hay que cruzar troncos atravesados, ramas, no hay luz ni nada de eso… Indiana Jones por un día).

Un consejo: partir temprano. Con mi amiga llegamos como a las 15:30 y a las 6 se oscureció todo, y la cosa no es como acá en los parques, si te perdiste…sonaste! Tuvimos que bajar de noche, y muertas de miedo, porque en la naturaleza no hay solo plantitas, también hay animales y bichos y todas las cosas terribles que la imaginación puede regalar jajaja

Logramos llegar vivas abajo, solo con un par de moretones y raspazos, pero de todas maneras recomiendo evitarse el susto, y bajar antes de las 5 a tomarse una chelita al “Bar de Rambo” que esta frente al paradero de micro.

Los últimos datos que les puedo dar: Ilhabela es un poco caro para el presupuesto mochilero, así que es mejor alojar en San Sebastián. Frente a la plaza del pueblo hay un hotel muy bueno, donde la pieza doble, con desayuno de campeones (onda todo, pero TODO incluido), sale más barata que el camping en la isla.

El otro consejo, es para la salud: sí o sí, mucho repelente de mosquitos!

Para terminar, solo les puedo decir que para mí, Ilhabela fue el lugar más bacán de esas vacaciones, el mejor para terminar un viaje largo y carretado: termine quedándome unos días sola en la isla, y si no se me acaba la plata…seguiría allá!!

Actualización: esto lo escribí hace como 5 años… en verdad ya no seguiría allá, pero si volvería!  y los precios están en lenguaje del 2006-2007, así que necesitan reajuste 🙂

** Otra razón para decirle “el antipremio”: cuando el jurado deliberaba, me llamaron por teléfono, para decirme que era una de las 2 finalistas, pero que necesitaban fotos, porque la otra persona envió fotos y yo no. Le mandé mi flickr al chiquillo editor de Cocha, pero como lo tenia “privado”, el no podía ver las fotos. Me llamó de nuevo, y rápidamente lo agregué a mis amigos y me fui corriendo a clases. Al día siguiente, me dijeron que había ganado y me llegó el link con el articulo publicado, con las fotos que el chiquillo eligió sin preguntarme… desde entonces si buscan mi nombre en internet, ahí estaré yo: en bikini, para siempre. Quise morir, todavía me da vergüenza, y MÁS encima, no me dieron los pasajes!… EL ANTIPREMIO!!!!