Archivos Mensuales: junio 2011

And the winner is…

Hoy me pasó algo muy divertido: en la mañana, vi que habían anunciado a la ganadora del concurso de Rapsodia en zancada, y sorpresa! Su nombre era Barbara Alejandra González, que es el nombre de mi mejor amiga y compañera de viajes. Casi salté de felicidad porque hace un par de semanas la llamé y le dije “oye babi, hay un concurso pa’ ganarse 200 lucas de ropa en Rapsodia con la mejor amiga, yo ya participé, te toca!!”

y Barbara, obediente, participó…

La cosa es que leo el nombre de la ganadora y obvio la llamo altiro, y la cosa va así…

d: oye dice en internet que la ganadora es B.A.G., te llamaroon??!!!!???

b: no….ay no…deja ver el mail…

d: ayyyy babi te IMAGINAI ganamos, que choro!

b: no tengo nada

d: buuu… pero pregunta…cómo tanta coincidencia…

b: hmm.. no, dice que ya se comunicaron con la ganadora

d: ah pucha

b: si, pucha

d: que loosers, jaja

b: si, jaja

La cosa es que hace un rato, estaba de lo mejor quedándome dormida leyendo la parte de mi tesis sobre el MAC, cuando suena mi celu..

b: aló

d: aló, te llamo? (tengo plan ilimitado, y soy una persona muy considerada con los minutos de los amigos)

b: ya

(…)

b: oye…

d: no me digas que..

b: siiii

d y b: AHHHHHH!!!!

después de eso mucho griterío femenino, y vitrineo telefónico en la página de Rapsodia… Luego les cuento cómo nos fue cobrando el premio!! 😀


Anuncios

Receta: Ragú a la Bolognesa

ragu alla bolognesa

Hasta hace un par de años, mi idea de una salsa de tomates rica era básicamente tomar un par de tomates, cocinarlos un rato en aceite de oliva, un par de condimentos y listo. Todo cambió cuando mi pololo se vino a vivir a Chile, y me empezó a hablar con mucha nostalgia del “ragú” de su mamma, de despertar el domingo en la mañana con el olor de la carne y la salsa de tomates que se cocinaban por horas… en verdad lo contaba como algo tan bacán, que cuando el lo cocinó casi me daba susto que se rompieran todas mis expectativas culinarias, pero no fue así, en verdad es demasiado rico y todo el trabajo (y tiempo!) que lleva su preparación vale mucho la pena.

El ragú es una preparación típica de la zona de Emilia-Romagna, que se usa en todo Italia y es especial para comerla con pastas. Aquí les muestro cómo lo preparé hace un par de semanas para una celebración familiar… Las medidas son aproximadas, y no coinciden con las fotos, porque yo aproveché de hacer ragú para congelar también…

 Ingredientes

  • Caldo de carne, 250 ml
  • Mantequilla, 50 gr
  • Carne de vacuno, molida, 250 gr
  • Carne de chancho, molida, 250 gr
  • Zanahoria, 1
  • Cebolla, ½
  • Leche, 1 vaso
  • Aceite de Oliva, 3 cdas.
  • Pancetta, 100 gr
  • Salsa de Tomates, 50 gr
  • Sal y Pimienta, a gusto!
  • Apio, una rama
  • Vino tinto, Un vaso

Primero, tenemos que lavar y pelar la cebolla, el apio y la zanahoria, pasar por la maquina* y triturar (1). Luego calentamos en una olla la mantequilla y el aceite de oliva, para sofreír la mezcla (2) yo nunca antes había usado el apio para algo que no fuera ensalada, pero en verdad queda muy rico! Mientras se cocina, cortamos la pancetta en pedazos chicos, y una vez que vemos que el sofrito está blando, agregamos la pancetta (3)

Después, agregamos las carnes y revolvemos bien, tratando que los ingredientes queden bien distribuidos (4). Esperamos una media hora, hasta que la carne tome color (5), agregamos el vaso de vino tinto, revolvemos y esperamos que se evapore completamente (6).

Una vez evaporado el vino (7), es momento de agregar el tomate, yo elegí usar una mezcla de tomate triturado y salsa concentrada, pero pueden usar sólo salsa también (8), añadimos la mitad del caldo de carne (9), mezclamos bien todo y le ponemos un poco de sal.

El ragú es una receta simple, pero que toma mucho tiempo, su gracia es que la cocción lenta de la carne hace que sea mucho más sabrosa, así que en este punto (10), hay que poner la cocina a fuego muy bajo, buscar una película que dure al menos dos horas (11), y esperar, agregando un poco de caldo cuando sea necesario…Una vez pasadas las dos horas, agregamos el vaso de leche y revolvemos hasta que se disuelva, este último ingrediente es opcional, y no todo el mundo lo usa, depende de su gusto…

Para terminar, sal pimentamos, y chachaaán!**: hemos preparado un ragú a la bolognesa, listo para disfrutar con cualquier tipo de pastas, o para rellenar una lasagna, como les mostraré en la próxima receta…

 

*cuando digo “la maquina” me refiero a la “1,2,3” pero no se su nombre verdadero! 

**cuando digo chachaaán, es porque estoy tratando de hacer un redoble de tambores…

pd. recomiendo firmemente que al terminar de cocinar, tomen un pancito y hagan la scarpetta en la olla… el final perfecto!!

scarpetta

Tienda: Ropa usada en San Diego

En vista de que el claustro tesístico me tiene con las salidas, por decir lo menos, “restringidas”, y de que tengo planeado emigrar apenas termine con esto de la tesis, decidí compartir algunos de mis lugares favoritos para comprar ropa usada (o vintage, o second hand, o reciclada, o queseshó…).

Digo “decidí” porque no es cualquier cosa… Todos los adictos a este tipo de tienda, pueden entender que, aunque uno sea muy generoso y bueno de corazón, cuesta divulgar estos datos, porque en el fondo de nuestra alma consumista hay una vocecita malévola que nos dice: pucha oh, es que es “uno de cada uno” y si mi amiga va primero que yo, y es la misma talla, y me la gana… nooooooo!!!

(o quizás soy yo nomas la mala y egoísta.. también puede ser!)

Este lugar es por lejos al que le soy más fiel, y uno de mis favoritos por que nunca falla y además no solo es un lugar, sino que tres!! Estoy hablando de las tres tienditas que están en San Diego entre Bio-Bio y Franklins (bueno, ahora son cuatro, pero la que abrió recién está todavía en marcha blanca).

 

Me gustan porque siempre, pero SIEMPRE encuentro algo, la ropa es de buena calidad y como no están en un barrio como Bandera o Irarrázabal, que serían como la 5ta Avenida de la ropa usada, los precios todavía son muy buenos. A no ser que seas un rapero, porque los polerones talla XXL marca Nike o Tommy si son un poco caros!

Y qué bacanidades he encontrado ahí? La verdad, de todo. Principalmente blusas, camisas, y chalecos, que es lo que más compro, porque siempre que paso por ahí (que en un momento fueron por lo menos 3 veces a la semana), ando muy apurada, y no alcanzo/me da lata probarme por ejemplo, un pantalón. Igual les digo, para que no me pidan que les “devuelva la plata”, que aquí en general hay cosas básicas/clásicas, ochenteras-noventeras, y más ropa de hombre que de mujer, pero si andan buscando ropa para la vida diaria, lo recomiendo mucho, es un lugar muy bendecido por San Topito*. 

En resumen:

Lugar: San Diego, casi esquina Bio-Bio, vereda Poniente.

Cómo llegaryo en general voy en auto y es bastante fácil, hay que bajar por Nataniel hasta bio bio y doblar al oriente, una cuadra y dejar el auto en el estacionamiento que hay justo en la esquina de san diego y bio bio, frente a las tiendas. 

en micro, desde la Alameda, lo más fácil es tomar algo por Nataniel (en el paradero La Moneda la 301 o 201), y bajarse justo cuando la micro toma San Diego, te deja al lado, igual que el metro franklin (pero yo nunca ando en metro!).

 Tiempo: En ver las 3 tiendas, pueden ser entre 5 minutos y media hora, depende de lo que se prueben, pero les recomiendo ir con más tiempo y darse una vuelta por el barrio, ir SOLO para ver esas tiendas, puede ser perder el viaje.

Precios:

Blusas y vestidos $1.000 – $2.000

Chaquetas $2.000 – $3.500

Chalecos $1.000 – $2.500

Pantalones $2.000

Además tienen un maravilloso “cajón” con cosas a 200 y 500, donde yo he encontrado lindos cortavientos y faldas por menos de lo que cuesta un pasaje de micro. Biutiful.

Mis encuentros Top 5:

Blusa aleopardada perfecta $1.

Cortaviento y muuchas cosas para mi pololo $1.5

Camisa amarilla con rayas blancas Ralph Lauren, especial para sentirse un poco mafiosa $1.5

Chaleco delgadito con rayas para todos lados negro y plateado BRILLANTE maravilloso $1.5

Gillet de cuero, regalo para mi amiga cote $..

Bonus Track:Ser atendido por la buena onda de Lilian, siempre sonriente y dispuesta a “negociar”

Otros “atractivos turísticos” del lugar: justo al medio entre dos de las tiendas, hay una relojería/hierbería llena de relojes Casio, que son lejos mis favoritos. Al frente hay una fuente de soda gigante, de un estilo muy retro que vende berlines super ricos. Bueno, y además están todas las bondades que el barrio Franklin tiene para ofrecer, pero eso será material para otro post.

*San Topito es la patrona de la ropa usada, y la única santa en la que creo de a de veras. Pronto los deleitaré con su historia de santidad.

** si tienen algún dato que quieran compartir, bienvenido!